VIDEO Renuncia a su trabajo porque le piden trabajar ocho horas al día, esto dijo.

Buscar trabajo para muchos latinoamericanos es cada vez más difícil, pero los países del primer mundo es algo que pueden conseguir fácilmente e incluso pueden negar los que no les gustan.

Los millennials, por su parte, prefieren la comodidad a estar en un lugar donde se sienten mal o incómodos. Como sucedió con una joven de origen canadiense, que decidió dejar su trabajo el primer día.

Subió el video a tiktok (Croissantwoman), la joven asegura que no le importa su experiencia, ya que postularse nuevamente y conseguir trabajo en este país es relativamente fácil.

@croissantwoman

#storytime

♬ original sound – Ur mom

La joven explica que durante la entrevista le dijeron que su rol principal sería vender productos y trabajar ocho horas diarias en la tienda. Conociendo y aceptando sus condiciones, se preparó con entusiasmo para afrontar su primer día de trabajo.

“El salario no era significativo, pero era un trabajo, así que entré a la tienda y una señora amable me recibió y comenzó a capacitarme en el manejo de la tienda”, dijo la joven.

Pero, con el paso de las horas, empezaron los problemas. En medio de su jornada laboral, se le asignaron tareas adicionales que no se mencionaron durante la entrevista.

Afirma que la mujer a cargo de su capacitación le pidió que se hiciera cargo del manejo del dinero en la caja registradora, la gestión de los envíos de compras en línea y la responsabilidad de responder y enviar los múltiples correos electrónicos recibidos en la cuenta de la tienda.

“Estaba cobrando el salario mínimo cuando debería haber estado ganando al menos un dólar o dos más por hora por hacer todas estas tareas”, dijo la joven.

Sin embargo, la cantidad de responsabilidades que de repente se le asignaron no fue todo.

«Querían que trabajara ocho horas seguidas sin siquiera un descanso de 10 minutos», dijo.

Dada la situación, aunque el jiven consideró continuar, finalmente se sintió engañada por el intercambio y decidió renunciar.

“No soy de los que se dan por vencidos fácilmente, pero pensé: ‘No quiero volver allí nunca más’. No tengo nada en contra de la empresa, allí conocí gente agradable, pero ¿cómo puedes esperar eso? Es demasiado que me paguen solo el salario mínimo”, dijo.